Decálogo inicial de la Red Levadura

1. Estamos en un momento decisivo y polarizado

Dos modelos de futuro están compitiendo a nivel global: uno en el que los poderosos fomentan el miedo y el odio para forzar retrocesos sociales y pérdida de derechos; otro, construido sobre las bases de la empatía, la interdependencia y el apoyo mutuo. Estamos aquí para contribuir a que crezca el segundo.

2. Necesitamos inundar las redes de cooperación, amor y buen humor

Jugamos en desventaja: las redes sociales están diseñadas para que los mensajes de odio corran más rápido y lleguen más lejos. Además, por instinto de supervivencia, tendemos a recordar más lo que nos da miedo. Hay estudios que dicen que para compensar las historias negativas hay que hacer circular el doble o el triple de historias positivas.

3. Todo el mundo quiere historias que les sean cercanas

Los mensajes que más circulan, los que se viralizan, son aquellos que cuentan historias que la gente puede relacionar con su experiencia cotidiana, con los que se identifican o que les resultan útiles. El contenido que mejor entiendes es el que encaja con la imagen que tienes del mundo, con tu marco mental. Tendemos a buscar y considerar los mensajes que nos confirman lo que ya creemos saber.

4. Lo que moviliza es la emoción

No nos mueven los datos, sino los sentimientos, sobre todo en contextos tan inmediatos y saturados como las redes sociales. Tratar de desmontar mensajes emocionales contraponiendo datos es poco efectivo. El factchecking es una actividad periodística necesaria, pero insuficiente, no va a servirnos para convencer a casi nadie.

5. Hay que huir de la confrontación y construir nuevos imaginarios

Si usas el marco de otro, juegas en su terreno y pierdes. Si yo tengo una imagen del mundo, es muy difícil que me convenzas de todo lo contrario (y menos con un simple tuit). Debemos huir de los marcos que construyen quienes quieren que corra el miedo y el odio. No usar sus palabras ni siquiera para rebatirlas. Si te digo "no pienses en un elefante", vas a pensar en él. Es más probable que podamos comunicarnos usando palabras distintas, buscando otros marcos, llenándolos de nuevas narrativas.

6. Activemos la solidaridad en la audiencia media

Hemos analizado la opinión pública en España. Vemos que hay tres grandes bloques. De un lado, los valores progresistas, o de izquierdas (30%). A otro lado, los valores autoritarios (30%). En medio, lo que llamamos audiencia media: personas que no están movilizadas ni se sienten identificadas con colectivos políticos, pero que comparten valores como la solidaridad o la defensa de la democracia y los servicios públicos (40%).

7. Salgamos de nuestras cámaras de eco

Sabemos que la ultraderecha se dirige a la audiencia media para movilizarla con miedo y odio. Quienes hacemos activismo en comunicación y queremos frenar el avance del lado oscuro no estamos consiguiendo llegar a ella, tenemos muchas dificultades para salir de nuestras cámaras de eco (nuestro 30%). Ese es el gran reto de la Red Levadura.

8. Mantengamos la autenticidad: Be middle, my friend

Pero en realidad no estamos tan lejos: todas nosotras somos audiencia media. Hablamos con familiares no politizados, a nuestro alrededor crece la rabia, tenemos amigos que están empezando a sentir miedo. A veces también lo sentimos. No se trata de elaborar diseños sofisticados o grandes estrategias de marketing, sino de identificar lo que tenemos en común (de hecho, si algo en redes parece demasiado precocinado, causa rechazo). De dialogar dentro de marcos compartidos.

9. Muchas personas estamos de acuerdo: hagamos fermentar iniciativas

Formamos parte de la Red Levadura porque queremos darnos el tiempo y el espacio para construir juntas estos marcos, crear narrativas, imaginar palabras e imágenes que puedan reforzar lo que compartimos con una mayoría social. Y para hacerlo de forma estratégica, tejiendo alianzas que maximicen esfuerzos. Conectar y ponerle levadura a iniciativas personales o colectivas que ya están en marcha.

10. Y todo esto, en un proceso abierto

Este decálogo no puede concluir aquí: en la Red Levadura nos queda mucho que recorrer. Eso sí, es importante compartir experiencias, acumular certezas y atesorar aprendizajes. Y saber combinar distintos niveles de implicación, participación, deseos y expectativas; cuidar la comunidad y cooperar en espacios seguros. Estamos calentando el horno y amasando los ingredientes. Si te apetece, aquí tienes tu delantal.


La Red Levadura está compuesta por más de 400 personas y 40 organizaciones sociales (a mediados de mayo de 2020). Puedes unirte en https://redlevadura.net/.